ICETEX



El país necesita urgentemente una verdadera entidad de fomento para los jóvenes que desean acceder a una educación superior de calidad en Colombia. Necesitamos una institución que de verdad apoye a los estudiantes y vea en ellos el futuro, no un simple negocio. ¡Por eso le apostamos a un Icetex sin abusos!

Sin embargo, diferentes irregularidades en los procesos de crédito de la entidad han causado un descontento y una indignación generalizada en un amplio sector de la población beneficiada. Según informes de prensa, hoy en día cerca de 48.000 personas tienen problemas para pagar sus deudas, reportando haber sufrido de hostigamientos, llamadas amenazantes y reportes injustos en centrales de riesgo.

A lo anterior se suma que alrededor de 1.500 familias fueron embargadas durante el segundo semestre del 2017 por dificultades para pagar créditos que, en numerosos casos reportados, terminan presentando un valor hasta tres o cuatro veces mayor que el original. Algo inaudito en un país que quiere desarrollarse pero en el que solo el 14% de la población tiene acceso a la educación superior.

Uno de los casos más representativos de esta situación fue el de Yerly Calvo, quien presentó una acción de tutela gracias a la cual el Presidente de la entidad debió pagar una orden de arresto por parte de un juez de Cartagena. La joven obtuvo un crédito por $11 millones en el 2001 para comenzar su carrera universitaria. Sin embargo alega que, debido a los intereses, su deuda llegó a los $40 millones, situación que la obligó a acudir a las autoridades.

A los desorbitados aumentos de deudas se le suman quejas como demoras en el pago de subsidios de manutención para comunidades afrodescendientes e indígenas, constantes errores en su base de datos que impiden el pago efectivo de los créditos y un sistema de control interno deficiente que no permite la correcta verificación de títulos académicos y actas de grado.

Así mismo, entre la marea de quejas resalta el caso presentado por la organización “Icetex te arruina”, que en septiembre del 2016 denunció censuras a sus redes sociales por parte de la entidad pública en múltiples ocasiones. Daniel Torres, vocero de la organización de deudores, dijo en entrevista con la revista Dinero que la cuenta de Twitter de la organización fue bloqueada por parte del Icetex, ya que allí se alojaban centenares de denuncias de estudiantes indignados.

Para tratar de alivianar la situación, el Icetex acaba de vender a la empresa Central de Inversiones S.A. (Cisa) la cartera de $300.000 millones que tienen 52.000 usuarios de la entidad. ¿Solución real o presión para el recaudo? No lo sabemos. Lo cierto es que la cultura de pago solo se logra a través de la confianza, con humanidad, con interés de apoyo y no de negocio. Es con educación que vamos a cambiar ese panorama.

Back to Top